REPSE. Servicios Especializados ¿Me registro o no?

Derivado de la reforma laboral y fiscal del 23 de abril de este año, en donde se prohíben los esquemas de subcontratación laboral para que únicamente prevalezcan los que abarquen servicios especializados, se han generado muchas dudas e inquietudes que se han venido agravando en los últimos días, ya que el plazo vence el próximo 1ro de septiembre.

En diversos boletines que ha emitido nuestra firma, localizables en www.quezadafernandez.com hemos ido informando de manera puntual, todo lo que ha venido publicándose en torno a este asunto. También hemos girado memorándums técnicos particulares a nuestros clientes para aclararles si es que deben o no, registrarse como un proveedor de servicios especializados, de acuerdo con la nueva ley.

Servicios y obras especializados.

Ante la duda, los clientes que reciben los servicios de sus proveedores, han estado solicitando y en muchos casos exigiendo, bajo amenaza de cancelar los contratos, que se registren ante la Secretaría de Trabajo y Previsión Social en el Registro de Prestadoras de Servicios Especializados y obras Especializados, conocido por sus siglas como REPSE.

El articulo 12 de la Ley Federal del Trabajo, indica que está prohibida la subcontratación de personal, entendiéndose esta cuando una persona física o moral proporciona o pone a disposición trabajadores propios en beneficio de otra.

Como se aprecia, la definición es clara.  Se entiende por subcontratación cuando se proporciona o se pone a disposición trabajadores propios en beneficio de otros.

Ahora bien, el articulo 13, indica que los servicios especializados, son un tipo de subcontratación, que si se encuentra permitido. En consecuencia, en pocas palabras, estaremos frente a un servicio especializado cuando se proporcione o ponga a disposición trabajadores propios en beneficio de otra persona, de servicios especializados, valga la redundancia.

Implicaciones de no registrarse.

En este caso se confrontan dos tipos de situaciones: la comercial contra la legal. Si nosotros como asesores mantenemos una postura inamovible con nuestros clientes para que no se registren, porque no califican como prestadores de servicios especializados, pueden estar en serio riesgo de perder a sus clientes, que les estén solicitando el registro – aunque técnicamente no proceda – porque ellos quieren disipar cualquier riesgo fiscal, por mínimo que sea.

A estas alturas – aunque no se crea – existen asesores que para “quitarse se encima el problema” les dicen a sus clientes que se registren o que cambien de proveedor si es que éstos no quieren registrarse en el REPSE. Lo que no se dan cuenta, es que están metiendo a dicho cliente, en un esquema que no les corresponde y que les va a acarrear una serie de tareas administrativas adicionales que vienen aparejadas con una serie de multas en caso de incumplimiento.

Recomendaciones.

Desde nuestro punto de vista, considero importante que antes del registro innecesario, se emitan memorándums o notas técnicas – preparadas por sus asesores –  a sus clientes, tratando de persuadirlos a ellos y a sus asesores, evitando entrar en una complicación burocrática (de cumplimiento) que nadie quiere. Ahora bien, en caso de insistencia (por no decir necedad) de parte del cliente, pues proceder con el citado registro. Desafortunadamente aquí no aplica el conocido dicho “lo que abunda no daña”, ya que – como dije antes – esto trae una avalancha de regulaciones y cumplimiento.

Prohibida la reproducción parcial o total. Todos los derechos reservados. Quezada Fernandez, S.C. El contenido del presente artículo no constituye una consulta particular y por lo tanto Quezada Fernandez, S.C., sus miembros y/o sus autores, no asumen responsabilidad alguna de la interpretación o aplicación que el usuario le pueda dar. Este Blog no constituye una plataforma de consulta para los usuarios del mismo, por lo que, cualquier persona es libre de reflejar su opinión.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments